Las deudas
del fútbol
uruguayo

La evolución de los reclamos de los futbolistas por haberes impagos aumentó 52% en los últimos 10 años, en un tema que pone en jaque el inicio de cada torneo.

El Equipo de Datos de El Observador analizó la información oficial de la Mutual, que contiene 10 años de reclamos de los jugadores a los clubes, para separarlos por año y por institución, lo que ayuda a comprender el pozo sin fondo en el que se encuentran los números del fútbol uruguayo.

Las 10 mayores deudas del 2014

Usa tu puntero para descubrir las deudas


LO QUE ROMPE LOS OJOS

La evolución de las deudas respecto al año 2005 aumentó en un 52%. Los clubes pasaron de deber US$ 1.800.000 a US$ 2.800.000

Desde 2001 a la fecha se duplicaron los reclamos de los jugadores. En la última temporada se produjo un aumento de 19,6%

Entre 2005 y 2007, Peñarol y Nacional tenían entre el 62 y el 75% de la deuda de los jugadores. En los últimos años se redujo y se mantuvo estable ya que significa, en comparación con el total, el 30%.

En la última temporada 10 clubes tuvieron reclamos por más de US$ 100 mil. Esta situación jamás se había dado.


En 2001 apareció un "amigo" en Racing para poner la plata y que el club comenzara el torneo. En 2002 Progreso terminó el campeonato con juveniles porque el plantel principal no se presentó a jugar reclamando adeudos. En 2004 se decretó una huelga de 65 días. En 2005 se generaron diferencias porque los clubes se negaron a pagar 14 días de licencia durante la referida huelga. En 2006 se retiró Paysandú. Al siguiente año la AUF salió de garantía para que los jugadores cobraran los salarios. En 2009 le tocó sufrir a los grandes. Desde 2012 a 2014 el inicio en fecha del torneo siempre estuvo en jaque. Y ahora Tacuarembó y Atenas solicitaron dejar de competir en Tercera división, mientras la AUF separó una partida de dinero de la TV para repartir esta semana, de forma que los clubes paguen y puedan empezar el año.


El fútbol uruguayo vive en jaque por la eterna "capacidad" de la mayor parte de los clubes de ser insolventes y no poder afrontar los salarios de los jugadores.

El Observador presenta un informe de las deudas de los clubes con los futbolistas en los últimos 10 años. Las cifras muestran una gráfica que va en aumento. Y las soluciones pasan por parches para salir del paso: un poco de plata acá, un adelanto de la TV, un dinero del Mundial. Siempre hay un parche, mientras el ojo de la tormenta aumenta.

La evolución de los reclamos anuales de jugadores se incrementó en 52% respecto a 2005, hasta totalizar este año US$ 2.765.489. Un argumento que colabora es el aumento de salarios, pero la historia siempre es la misma: los jugadores no cobran, presentan el reclamo ante la Mutual, y para que el club pueda jugar tiene que cancelar deudas antes del inicio del torneo.

De acuerdo a los números oficiales de la Mutual, procesados por el equipo de datos de El Observador, desde 2011 a la fecha el aumento fue de 19,6%. Uno de los clubes con mayor promedio de deudas es El Tanque Sisley, que con relación a 2014 aumentó su morosidad un 39%.

Pero el hecho no se limita a unos pocos. El estudio permite concluir que por primera vez 10 clubes deben más de US$ 100 mil.

Los clubes grandes no quedan al margen. Al ser los que más invierten terminan debiendo más. Pero su deuda se mantuvo estable ya que representa el 30% del total. Entre 2005 y 2007 tenían entre el 62 y el 75% de las deudas.

Cómo se generan los reclamos

Los reclamos de haberes impagos que presentan anualmente los futbolistas en la gremial no se limitan a salarios. Un directivo de la gremial reveló a El Observador que "en el reclamo se pone todo". "Los sueldos, los salarios complementarios (sueldos acordados por fuera del salario mínimo), premios por objetivo, presencia, por ascender. Tenés casos de jugadores que arreglaron que les paguen US$ 100 por gol y si no le pagan ponen eso dentro del reclamo", afirmó.

¿Cómo se arregla esto?

A los neutrales de la AUF les preocupa el tema. El secretario de Asuntos Económicos y Financieros, Ignacio Alonso dijo a El Observador: "Nos hemos cuestionado si debemos hacer un sistema de contralor. En el mundo hay sistemas que te controlan los balances para poder participar en las ligas".


"Hay que ver como diseñamos algo que abarque los valores de los antecedentes financieros de los clubes, el historial de deudas, las dificultades que tuvieron, si tomaron créditos con nosotros, para definir un modelo que establezca incentivos para ordenarse", afirmó Alonso. "Primero tenemos que definir si estamos de acuerdo en regular un poco las contrataciones, salvo que digan estamos en un mercado libre y a mi no me digas por cuanto puedo contratar cuando tengo que salvarme del descenso. Estás tocando libertades", agregó.


La Mutual

El secretario de la gremial de jugadores, Fabián Pumar, comentó a El Observador: "hay clubes que no pueden ser profesionales. Tienen que desaparecer 8 o 10 clubes que piden acá, piden allá". Agregó: "acá hay un sistema de contralor pero no lo ejecutan. Los clubes tienen que presentar avales y garantías, pero la AUF no los exige. Se debería instrumentar un sistema donde le muestren al jugador cómo le van a pagar. Debería ser la AUF que asegure que el trabajador va a cobrar".

Las penurias de Rampla

Lucas Blasina es el presidente de Rampla y su piel está curtida de tener que andar lidiando para conseguir dinero. "Tendríamos que tener contratos donde los ingresos por derechos de TV y aportes de la AUF permitan bancar presupuestos mínimos que aparecen como obligaciones. Hoy en general tenemos obligaciones de antemano que son más importantes que los ingresos, son mayores las obligaciones y no cubren los presupuestos mínimos".

Según el dirigente "habría que tratar de que los contratos de TV se mejoren" y pretende trabajar "en un nuevo contrato" con Tenfield. Creo que va a llevar un momento donde el límite aceptable es que uno pueda disponer de 25 salarios mínimos".

El modelo Defensor

La cara opuesta es Defensor Sporting. El club lleva más de una década sin reclamos, como lo explicó su presidente Daniel Jablonka: "Defensor apuesta a un modelo que se basa fundamentalmente en las formativas. A trabajar, a invertir".

Jablonka aportó: "Es imposible moverse en un medio donde se juegan 30 partidos por año, donde no llegas a jugar seis meses por año y tenés que pagar todo el año eso hace que el fútbol sea inviable".

Más allá del debate, este año la AUF hizo movida estratégica: esperó hasta esta semana para repartir una parte del dinero correspondiente a los derechos de TV, para que los clubes lo usen para saldar sus deudas y que comiencen el torneo. Una lógica de mesada, como en la escuela.

Producción y redacción: Jorge Señorans | Análisis de datos: Equipo de Datos de El Observador | Diseño web y infografías: Adrián Sosa, Gabriel Ciccariello
El Observador 2015