El Observador

Son cientos los futbolistas uruguayos que cada año emigran en busca de un destino mejor. Algunos, como Luis Suárez o Edinson Cavani, son noticia día por medio y ganan cifras multimillonarias. Pero de la mayoría de los jugadores que se van poco se sabe. Algunos tienen que vivir momentos de angustia económica y a veces de soledad en zonas tan distantes como Andorra, Azerbaiján o Bielorrusia.

El Observador presenta esta serie de notas con futbolistas a quienes les tocó jugar en destinos exóticos. Algunos aún están allí, otros han regresado y los hay que de un destino inesperado pasaron a otro que lo era más aún.