LUISUÁREZ

un uruguayo en la cima del mundo

Tan afectos a encontrar cosas que los dividan, los uruguayos no han podido con el magnetismo de Luis Suárez. No importa para quién ni contra quién juega, lo seguimos como a un ídolo que en cada partido eleva el prestigio internacional de Uruguay. Con cada gol sigue construyendo el mito que se encamina a ser, si ya no lo es: el mejor jugador uruguayo de la historia y actualmente uno de los tres (o dos) mejores del planeta. El Observador lo contactó en Barcelona y la entrevista exclusiva integra este especial sobre el periplo de "el pistolero".

Entrevista exclusiva con Luis Suárez

Los goles con Barcelona

Al uruguayo le costó adaptarse al club blaugrana. Venía de una sanción de dos meses por su mordida en el mundial, por lo que tuvo que entrar a un equipo en pleno rodaje. Al principio los goles demoraron en llegar. Primero aparecieron las asistencias y, a partir de inicios de 2015, abrió el grifo goleador.


Cómo anotó cada gol

Los goles de Suárez están grabados en la retina de los hinchas de Barcelona. A tal punto de que en la pasada temporada votaron el tanto que le marcó a Levante, de tijera, como el mejor del equipo. Barcelona ganaba 4-0 pero el último gol de Luis fue el más votado por los hinchas. Otro tanto del salteño que es muy recordado fue el que anotó ante Real Madrid. Estos son todos los goles de Luis en un año en Barcelona.

Luis Suárez, el espíritu del Barça

Carlos Pérez de Rozas. Periodista.

Carlos Pérez de Rozas es un famoso fotoperiodista catalán, exdirector de arte del diario La Vanguardia. Trabajó también en el Diario de Barcelona, El Periódico de Catalunya y El País. Es profesor en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Mi amigo Ramón Besa, uno de los mejores cronistas deportivos que he conocido, escribió un día acerca de la fotografía más simbólica de esta temporada. Se captó durante el partido que el Barça ganó por 3 a 1 al Atlético de Madrid. Besa afirmó lo siguiente: "El trío (haciendo referencia a Messi, Suárez y Neymar) se ha complementado estupendamente y ha funcionado como la Santísima Trinidad". Ese día cada uno marcó su gol y se abrazaron en una imagen que simboliza la fuerza del Barça que lleva conquistados cuatro de los cinco títulos de este 2015 (la Copa, la Liga, la Champions y la Supercopa de Europa). Para ser la primera temporada de Luis no está nada mal. ¡Es sobresaliente!

Lo que no explicaba Ramón es quién era el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo de esa comunión que forma el mejor tridente del fútbol mundial. Yo me atrevería a decir humildemente que el padre (Dios) es Leo, el hijo, sin duda, es el joven Neymar, y el Espíritu Santo, el nuevo espíritu blaugrana, es, también sin duda, el colosal Luis Suárez. Con su compromiso, su carácter, su clase y su indesmayable trabajo, el uruguayo ha sido uno de los futbolistas claves para Luis Enrique. El técnico llegó con él. Lo pidió él y acertó totalmente con él. Suárez es indiscutible en el universo azulgrana actual.

Dicen que el espíritu suele ser muy emocional. Y Luis lo es. Es la guinda de un pastel que tiene todos los sabores y todos los bailes: el tango de Messi, la samba de Neymar y el candombe de Suárez.

Su mayor virtud ha sido su extraordinaria generosidad. Su sacrificio por el equipo es formidable. Siendo sus tantos maravillosos, son aún mejores sus asistencias y los muchos espacios que crea atrayendo defensas rivales para que se luzcan sus amigos Messi y Neymar

El uruguayo llegó hace más de un año a una ciudad, Barcelona, que lo recibió con alegría, esperanza y mucha confianza. Llegaba con una mochila muy pesada, el duro castigo de no poder jugar por su expulsión en el mundial de Brasil. Recibió el calor que se merecía mientras estuvo en el paro forzoso. Ese aprecio lo empezó a devolver multiplicado por diez desde el día en que debutó. Trató a su nueva afición "culé" con todo el cariño con goles de un valor extraordinario. Su comportamiento ha sido, hasta el día de hoy, ejemplar tanto dentro como fuera del campo.

Su mayor virtud ha sido su extraordinaria generosidad. Su sacrificio por el equipo es formidable. Siendo sus tantos maravillosos, son aún mejores sus asistencias y los muchos espacios que crea atrayendo defensas rivales para que se luzcan sus amigos Messi y Neymar, amigos tanto en el césped del Camp Nou como en el césped de sus casas, donde celebran comidas en las que comparten su afición por la carne y el mate.

A Suárez y a su familia se los ve felices en Catalunya. Uno de sus secretos ha sido colaborar al buen entendimiento entre tanto genio que vive en el vestuario barcelonista. Antes de su llegada, algunos afirmaron que con un gallo, Messi, había suficiente en la plantilla. Que era difícil que pudieran convivir tres gallos (Leo, Luis y Neymar) en el mismo gallinero. Los que pensaban eso se han equivocado. Los tres enormes futbolistas han sabido entenderse a las mil maravillas y ofrecer un fútbol espectacular lleno de victorias y copas conquistadas.

Dentro de muy poco, justo antes de la Navidad que Luis celebrará en su nueva residencia de Barcelona, todo el universo del fútbol podrá verlo en otra posible final, la del mundial de clubes. Si se confirman los pronósticos, y respetando a todos los rivales, es previsible que presenciemos un interesante encuentro entre el River Plate y el Barça. Preciosa final. Para los aficionados barcelonistas sería un gran regalo de fiestas que Suárez lograra el gol del triunfo. Se lo merecería. Sería la quinta copa para el Barça y para Luis de las seis que habrá disputado en su primer exitoso año vistiendo la camiseta blaugrana. Un año, este 2015, inolvidable para él, para su Barça y para la afición "culé", que ahora es la suya. Con ese gol confirmaría que Luis ya es el Espíritu, una de las referencias, del Barça de Messi, Neymar, Iniesta, Busquets, Piqué y compañía.

Luis Suárez, el pistolero enfundó las armas

Gabriel Pereyra, editor jefe de El Observador

Habrá que dejar de decirle “el pistolero”. Desde que llegó a Barcelona, o al menos tras sus últimos goles, Luis Suárez ya no utiliza sus pulgares para disparar balas imaginarias en cada festejo. Ahora muestra tres dedos –presumiblemente dirigidos a su esposa y sus dos hijos– y los besa. ¿Tiene esto algo que ver con una maduración del astro uruguayo? Cuando los hombres maduran mucho dejan de jugar. Y a pesar del éxito y de los millones en su cuenta bancaria, Suárez, se nota, sigue disfrutando del juego como en su niñez salteña. El fútbol es un poco como la pobreza –dos cosas presentes en la vida de Suárez–: se puede escribir mil ensayos, pero solo quien los experimentó sabe de manera completa de las hieles y las mieles que provocan uno y otro.

Suárez parece haber madurado porque ya no finge tanto cada falta, pero se sigue tirando; ya no protesta tanto, pero protesta; no muerde rivales, pero cada tanto se le escapa un pisotón; y no duda en putearse abiertamente con sus compañeros de selección Diego Godín y Josema Giménez cuando el Barcelona y el Atlético Madrid se cruzan.

Suárez es posiblemente el uruguayo más famoso del mundo. Es probablemente una de las personas más famosas del mundo. Hay que cargar con ese peso. Cada vez que alguien en algún lugar dice “el uruguayo Luis Suárez” es como si dijera Uruguay, el pequeño país que en el fútbol rompe su geografía y su demografía. Es como si dijera eso y mucho más. Y Suárez sabe que en Uruguay la gente es hincha de él. Cuando se le preguntó en una entrevista con El Observador si quiere terminar su carrera jugando en Nacional, fue muy cauto; no negó el cariño por el club de sus inicios, pero dijo que prefería ser recordado como el jugador de la selección uruguaya, como el jugador de todos. Suárez sigue disfrutando cada gol como cuando jugaba en los potreros de Salto, cuando tenía un solo par de championes, cuando el futuro era una neblina lejana, incierta y llena de gloria. Suárez lo conquistó y ya no necesita balas para expresar su alegría. Ahora llena los estadios de besos.

Cómo se fue cotizando

Los montos de cada pase de Luis Suárez reflejan su imparable crecimiento como jugador, desde las inferiores de Nacional hasta el día de hoy, cuando es considerado uno de los cuatro mejores jugadores del mundo


Suarez en Nacional

Nacional - Groningen

US$ 900.000

Hasta el día de hoy se argumenta que Nacional regaló a Luis Suárez al negociarlo en US$ 900 mil. El elenco tricolor generó más dinero por derechos de formación en la transferencia del 9 de a Barcelona.

Suarez en Nacional

Groningen - Ajax

€ 7,5 millones

El primer gran pase del uruguayo: saltó a uno de los grandes de Holanda y ya pudo entrar en la lista de los pases más caros de un jugador uruguayo.


Suarez en Ajax

Ajax - Liverpool

€ 26,5 millones

Luis se fue a Liverpool en 2011 y su transferencia se convirtió en el fichaje más caro de la historia de un jugador uruguayo. Posteriormente fue superado por el traspaso de Edinson Cavani a Paris Saint-Germain.


Suarez en Liverpool

Liverpool - Barcelona

€ 81 millones

Su transferencia a Barcelona terminó transformándolo en el pase más caro de un jugador uruguayo.


Suarez en Barcelona

Entrevista: Analía Matyszczyk

Cámara: Juan Manuel Apolo

Producción: equipo de Referí

Diseño y desarrollo: Adrián Sosa