Kusturica compró terreno


Minutos después de que José Mujica devolviera la banda presidencial a Tabaré Vázquez, guardias de seguridad y periodistas rodeaban al líder del MPP y a su esposa, Lucía Topolansky, mientras la pareja intentaba llegar a su Fusca, estacionado en la esquina de Florida y Colonia. Entre tanto empujón y codazo para pedirle a Mujica unas palabras, el cineasta y músico Emir Kusturica, que está rodando un documental sobre el ahora expresidente, tropezó con un camarógrafo y cayó al piso despatarrado. El periodista de El Observador sacó rápido su celular y atinó a gatillar el botón de la cámara para congelar la imagen. “Memoria llena”, decía el cartel sobre la pantalla. Cuando volvió la mirada, Kusturica ya estaba de pie, sonriendo. El blooper gozó de inmunidad fotográfica.

Standard