El paseador mala onda


La mujer paseaba a su perro cuando de pronto se cruzó con un grupo de varios canes junto a su paseador. En una movida esperable y lógica, el perro se alborotó ante el grupo, y quiso salir corriendo, por lo que la señora tuvo que hacer un buen esfuerzo para controlarlo. “Tenés un cliente nuevo, quiere ir contigo”, le dijo al paseador para romper el hielo. Pero se ve que el hombre estaba en un mal día, o no quería sumar nuevos clientes: “Vení mañana que hay croquetas”, fue su intempestiva –y maleducada– respuesta.

Standard