El futbolista sin coronita


Una recorrida nocturna por la zona de Cordón y Parque Rodó tuvo su momento de sorpresa para unos amigos. Querían ingresar a un boliche pero había que esperar detrás de un precinto con una soga que estaba custodiado por guardias de seguridad y un RRPP. Como ellos, habría unas 20 personas, entre damas y caballeros. Algunos llegaban y pasaban sin problemas, diciendo su nombre. Y entre los que aguantaban para entrar había un reconocido futbolista recientemente campeón con Peñarol, que, de licencia, aprovechó para salir. Pero como uno más, tuvo que aguantar su turno, sin chistar. Los amigos no podían creer que no dejaran entrar al jugador, uno de los más queridos por la hinchada aurinegra e inconfundible para cualquiera que vea fútbol uruguayo. Cansados de esperar, se fueron mientras el aguerrido futbolista seguía esperando. “Lo bueno es que no hacen distinciones para el ingreso”, comentaron.

Standard