Una agresión en plena calle


La joven caminaba por la avenida Rondeau rumbo a su trabajo. Y de pronto, la sorpresa: una mujer pasó al lado suyo y le pegó una piña. “No me gusta tu cara”, le dijo, y salió corriendo. La joven quedó paralizada y en shock, y miró hacia los costados, pero no había ningún testigo. Solo un hombre arriba de un camión, al que le preguntó si había visto la situación. El camionero le dijo que no, pero se ofreció a perseguir a la mujer. La chica le agradeció pero le comentó que ya no tenía mucho sentido, y se limitó a seguir caminando hacia su lugar de trabajo, indignada y conmocionada por la acción de la agresora, que claramente no estaba en sus cabales.

Standard