Complicaciones de un mundo conectado


La periodista esperaba a la entrevistada en el lobby de un hotel. Le mandaba mensajes, pero no le llegaban. Empezó a preocuparse porque pasaban los minutos, hasta que de pronto se dio cuenta de que era su propio teléfono que se había quedado sin internet. Probó preguntando en recepción para llamarla a la habitación, pero la entrevistada ya había bajado, precisamente para encontrarse con la periodista. Por suerte la profesional también traía su teléfono personal encima, por lo que agregó el contacto de la entrevistada en el otro móvil y finalmente le pudo escribir y encontrarse, mientras pensaba si en la era preinternet era tan difícil encontrarse con alguien.

Standard