El taxiuber


La joven se encontraba de vacaciones familiares en Lima, Perú, y decidió usar Uber para trasladarse. Una noche, pidió un auto y cuando llegó, fue con su padre a su encuentro. En la puerta del hotel esperaban con las balizas prendidas dos autos: un taxi y uno particular. El padre de la joven abrió la puerta del acompañanate del auto particular y se sentó confiado de que ese era el Uber que habían pedido y que el taxi esperaba a otros pasajeros. Sin embargo, se bajó enseguida cuando el conductor le dijo que estaba equivocado y al escuchar que su hija le gritaba que ese no era el vehículo pedido. La joven se extrañó porque el Uber pedido era en realidad un taxi. "¿Acá los taxistas usan esta aplicación?", le preguntó al chofer. "Sí, la usamos mucho", le respondió y se sorprendió cuando los uruguayos le contaron que usar Uber en Uruguay era mala palabra para los taxistas.

Standard