Un problema de ubicación


Ante la visita de un amigo que vive en el exterior, un grupo de jóvenes montevideanos decidió alquilar, vía Airbnb, una casa en Punta Negra. La idea de los muchachos era estar en un lugar tranquilo para un fin de semana de pesca y camaradería, lo suficientemente cerca de un balneario más grande como Piriápolis, para ir a bailar.

Cuando faltaban pocos días para la jornada, uno de los jóvenes decidió fijarse a cuanto quedaba la casa de los principales boliches de Piriápolis. Entró a la página de Airbnb, fue hasta el mapa y empezó a alejarse con la ruedita del mouse, pero no encontraba ninguna referencia conocida. Siguió alejándose y alejándose hasta que vio una palabra que le hizo entender todo y obligó al grupo a buscar otro lugar para hospedarse. Habían reservado dos noches en la costa de Perú.

Standard