Un problema de logística


La familia alquiló una casita en Punta del Diablo para pasar Carnaval. Pero grande fue su sorpresa cuando, al llegar al lugar, los dueños de la casa les dijeron q ni se les ocurriera usar el parrillero, porque debajo del mismo pasa el caño de gas que alimenta a la casa. Agregaron que, en caso que quisieran hacer un asado –básico a esta altura del año, ¿no?– usaran un pequeño rincón de material ubicado en el piso, cerca del pasto y fuera de la barbacoa. Los inquilinos se quedaron pensando que quienes instalaron el gas en la casa no pensaron muy bien la operativa.

Standard