Un incidente en el medio de la fiesta


El casamiento estaba previsto para terminar a las 23, ya que era domingo. Pero tenían la posibilidad de estirarlo hasta la medianoche, lo que la pareja decidió hacer, por lo que el novio fue a hablar con el encargado de la fiesta, el cocinero. Como no se escuchaban, se encerraron en un cuarto del salón de fiestas, para arreglar detalles. El problema fue que, cuando decidieron salir, se quedaron con el pestillo en la mano. Con la música a todo volumen, nadie los escuchaba afuera. Entonces apelaron a la ventana, y empezaron a gritarle a un invitado que estaba en el jardín, quien dio la vuelta y les abrió. Pasado el susto, un amigo del novio hizo el chiste cantado: "¡Mirá que te vi encerrarte en el cuarto con el cocinero!"

Standard