La funcionaria pública buena onda


Cuando estaba para comenzar con las clases de manejo, ya habiendo pagado la libreta de conducir en la Intendencia de Montevideo, la joven se percató de que tenía la cédula vencida por lo que agendó rápidamente hora en la Dirección Nacional de Identificación Civil. El día que se presentó para hacer el trámite le hicieron notar que estaba agendada para 10 días después. En ese momento pensó que el trámite de la libreta se retrasaría aun más y se le fue el alma a los pies. Al parecer su cara lo denotó y la funcionaria se compadeció de ella. Le dijo que no se preocupara, que ya que estaba ahí podía hacer el trámite. Minutos después salió de la oficina de Ciudad Vieja con el documento actualizado y enormemente agradecida con la funcionaria que le tocó en suerte.

Standard