Conciencia social


El hombre se quejaba permanentemente del aire acondicionado en su trabajo. Un día, al entrar en la cocina mientras sus compañeros almorzaban, protestó con énfasis: “Afuera hay 30 grados, acá adentro está helado y nos estamos muriendo de frío. Se está gastando un dineral en aire que no necesitamos”, vociferó, y cuestionó a los otros trabajadores que no le daban importancia al cuidado de los recursos. El hombre siguió adelante con su postura mientras lavaba sus platos y se preparaba para comer el postre. Una vez sentado a la mesa nuevamente, y mientras disfrutaba de unas ricas frutas, la pregunta de una compañera lo dejó completamente en offside: “¿Esta canilla que está abierta desde hace rato, la dejaste así por alguna razón?”.

Standard