Una poción de amor


La niña estaba mirando un capítulo de su dibujo animado favorito junto a su madre. En un momento, aparece una versión rockera y gorda de Cupido, el dios del amor en la mitología romana. Este, en vez de usar arco y flecha como siempre se lo retrata en las historias, usa pociones de amor para formar parejas en un instante. Lleva frascos atados a su cintura para provocar distintos flechazos: duraderos o de verano, por ejemplo. La niña reflexionó un instante ante el televisor y, teniendo en cuenta que sus padres ya no están juntos desde hace tiempo, le dijo a su madre con severidad: “A vos te vendría bien una de esas”.

Standard