Nuevos hinchas


Decenas de niños que estudian en una escuela pública de Kiriat Shmone, al norte de Israel y en la frontera con Siria, jugaban y gritaban mientras preparaban su fiesta de cierre de cursos, cuando llegó una delegación de periodistas latinoamericanos. Saludaron, intentaron comunicarse, jugar con los visitantes. El tema Mundial fue inevitable y unos cuantos identificaron a Messi como su estrella admirada. Pero el de cara más pícara, fue tentado por un periodista uruguayo para armar un coro y gritar por “U-ru-guay, U-ru-guay”, y lo hizo con gran esmero. Él mismo junto a amigas y amigos en una escalera gritaron como si estuvieran en la tribuna popular del Estadio, y lograron convencer a los fans de Messi de pasarse a su bando.

Standard