Licencias compartidas


El joven almorzaba en la cocina del trabajo con su jefa cuando le comentó que pensaba tomarse licencia a partir del 17 de agosto para viajar a Río de Janeiro. La jefa le contestó que le parecía que otro compañero también pensaba tomarse licencia en agosto, pero que pensaba que no habría problema porque no coincidían las fechas. Segundos después, entró a la cocina el aludido, que fue inmediatamente consultado por los comensales sobre cuándo pensaba irse de vacaciones “El 17 de agosto, porque me voy a Río”, contestó ante la sorpresa de sus interlocutores, que no esperaban tamaña coincidencia.

Standard