“En el medio de la nada”


El periodista salió a la hora 17.30 de Punta del Este, desde el comienzo estaba molesto porque al auto no le funcionaba el aire acondicionado y no podía desempañar los vidrios. A medida que pasaba el tiempo notaba que el motor se estaba quedando sin fuerzas, llegó un momento en que el problema era evidente y debió parar en el kilómetro 91. Desahuciado ante lo sucedido, llamó al seguro para ser remolcado hasta su casa. Luego de esperar una hora en donde la lluvia y la noche no daban tregua, llegó el guinche. Pero ese no fue el final del viaje, ya que fue remolcado hasta la estación de San Luis y ahí debió esperar, durante otra hora más, al otro servicio de remolque que lo dejara en Montevideo. La hora de llegada debió ser a las 19 pero gracias al transbordo, el periodista regresó a su casa a la 1 de la madrugada.

Standard