Desatención serial


Tras diagnosticar a la joven de una infección respiratoria, la doctora le dio un consejo: elegir una buena serie para el reposo durante el fin de semana. Esa tarde comenzó el proceso de recuperación a puro antibiótico y Netflix. Un capítulo le seguía a otro y, sin embargo, no le generaba el enganche que esperaba. “Debe ser la gripe que no me tiene muy bien dispuesta”, pensaba mientras seguía aguardando por esa relación mágica entre serie y persona. Diez capítulos después, apareció la razón ante sus ojos: “Temporada 2, capítulo 11”. Quiso creer que fue la fiebre lo que la llevó a comenzar a mirar una serie por la segunda temporada.

Standard