Nacía un político


El periodista decidió hacer su recorrido en un servicio de Uber, todo iba tranquilo y en silencio hasta que el chofer se enteró de que el pasajero era un comunicador y comenzó a hablar rápidamente. El tema central fue su pasado futbolístico por el Club Atlético Progreso, cuando era presidido por Tabaré Vázquez, actual presidente de la República, y en donde ya se evidenciaban sus dotes políticos. El chofer, entusiasmado, contó que en una oportunidad no logró llegar a un acuerdo y pactar el sueldo, por tanto fue a hablar con Vázquez. “Me dijo que arreglara y que cobrara por goles”, ya que él jugaba de puntero derecho y venía de hacer dos goles en tres partidos. Fue así que el conductor aceptó la propuesta de Tabaré Vázquez confiando en su demostrada capacidad goleadora, pero cuando salió se percató que, para llegar a la cifra que pretendía cobrar, tenía que marcar más goles que Fernando Morena. Una locura imposible. “Pero Tabaré me convenció y desde entonces sabía que iba a ser político”.

Standard