El error garrafal del peluquero


Luego de un mes sin cortarse el cabello, el joven decidió ir a la peluquería. Al llegar había un adolescente, de 15 años aproximadamente, que también esperaba por un corte de pelo. La charla con el peluquero se centraba en el partido de Peñarol frente a Atlético Paranaense, dejando claro que ambos eran del equipo mirasol. Luego de unos 15 minutos en los que hablaron de las posibles decisiones que los aurinegros debían tomar para encaminar su futuro futbolístico, el peluquero, un tanto veterano, tomó la máquina de cortar pelo y la encendió. Si bien el muchacho tuvo un gesto de confusión, no pronunció una sola palabra. Luego, la máquina fue directo a su cabeza, entonces se detuvo el tiempo. El adolescente, que vestía una camiseta de Peñarol, movió la cabeza y gritó “¡pará!”. El hombre retiró la mano y preguntó qué pasaba. Tocándose el pelo, el joven respondió que no quería raparse, que le había pedido otro corte. El silencio inundó el local pero la única solución fue rasurarle la cabeza por completo. Seguramente el gorro será una de las prendas más usadas por este hincha peñarolense.

Standard