Una entrevista accidentada


La joven periodista se dispuso a hacer una entrevista telefónica a un empresario. Todo transcurría con normalidad, hasta que el entrevistado cortó la comunicación. Ella no entendía el porqué pero tampoco volvió a insistir porque otra persona se comunicó con ella para avisarle que el empresario volvería a llamar en un rato. Y así fue. Cuando volvió a llamar, la entrevista transcurrió con normalidad. Al terminar, el hombre le comentó a la periodista que un rato antes había visto que le estaban robando el auto y, por lo tanto, tuvo que cortar para frenar al ladrón. Cuando decidió volver a llamar, se dio cuenta de que su celular se había roto debido al forcejeo con el delincuente. A pesar de toda la situación, el empresario se tomó su tiempo para continuar con la entrevista.

Standard