Un año desaparecida


El joven suele tomarse el mismo ómnibus todas las mañanas para ir a su facultad. Hace un año, en uno de sus tantos recorridos, perdió la billetera y estaba seguro de que fue en el trayecto cuando iba a estudiar. De igual modo, había hecho los trámites correspondientes para recuperar los documentos. Este jueves se levantó tarde y se tomó otro ómnibus para llegar a clases. Sin siquiera mirar a quien manejaba, pagó el boleto y se sentó. Luego de un rato vio que era observado por el chofer, que lo miraba por el espejo, pero no hizo caso y siguió concentrado con los ojos en la ventana. Cuando estaba dispuesto a bajarse, el chofer preguntó: “¿Esta billetera es tuya, no? La perdiste hace un años más o menos”. Ante la sorpresa, el joven tomó el accesorio –que todavía tenía los $ 500 que llevaba cuando la perdió– y le dio las gracias, sin poder creer lo que le había pasado.

Standard