Ante la necesidad, cualquier cosa


El joven organizó un campamento con los amigos, esos que uno tiene de toda la vida y que se conocen muy bien. Se encargaron de llevar lo elemental, como la comida, algo de tomar y cada uno lo que iba a usar. La idea era quedarse varios días, ya que estaban de vacaciones y no parecía haber un mejor plan. Las noches transcurrieron entre asados, cartas y largas charlas. A medida que pasaron los días, el agua comenzó a escasear pero, como buenos amigos, trataron de economizar al máximo para llegar al final del campamento. De igual modo, llegó un momento en que la situación se hizo insostenible porque, sencillamente, habían dos opciones: pasar sed o tomar poca agua para que no se terminara. Fue así que algunos optaron por irse antes y los demás terminaron lavándose los dientes con vino.

Standard