Reguetón por la mañana


Los periodistas que llegan en la mañana a la redacción están acostumbrados a trabajar tranquilos o que, por lo menos, el alboroto se dé dentro del mismo edificio. No obstante, en la mañana de este jueves un hecho sorpresivo y hasta inexplicable interrumpió la jornada laboral. Un grupo de muchachos llegaron en un auto, estacionaron, abrieron las puertas y pusieron reguetón a todo volumen. Luego procedieron a sentarse en la vereda. Después de un rato en que algunos comunicadores trataban de explicarse qué hacían allí aquellos hombres, llegó un momento en que la música ya no dejaba trabajar y uno de los periodistas salió a pedir por favor que bajaran el volumen.

Standard