El calor de los comentarios


El joven periodista acompañó a sus padres al médico el pasado sábado. El calor ya era insoportable, simulando un verano anticipado, los montevideanos ya se habían sacado el abrigo y la humedad hacía que las calles estuvieran un tanto desiertas.
El periodista no era indiferente a esta situación, por lo tanto su vestimenta concordaba con la de los demás: camisa de manga corta y bermudas. Luego de esperar un rato mientras atendían a sus padres, salieron para irse pero la tormenta ya había estallado y la lluvia azotaba con furia las calles de la capital.
El agua caía del cielo con tanta intensidad que su madre y el joven periodista debieron esperar en la puerta del sanatorio mientras su padre fue a buscar el auto para que no se mojaran. Fue allí que dos enfermeras comenzaron a comentar cómo las personas ya andaban “con muy poca ropa” y ni siquiera había comenzado el verano. Al escuchar esto, el comunicador miró para atrás porque se sintió identificado, ya que él era uno de esos que estaba usando ropa de verano. Fue así que la enfermera notó que el joven escuchó su comentario y se acercó para hablarle a su madre. “Dígale que se abrigue señora, porque después se enferma”. La mamá del muchacho, un tanto sorprendida por el comentario, respondió que ya era lo suficientemente grande como para elegir qué ropa ponerse.

Standard