Un spray polémico


La niña de 10 años invitó a su amiga a dormir. Le pidieron al padre de la dueña de casa que les comprara un spray para el cabello, para imitar a uno de los youtubers de moda a los que siguen con pasión. Y allá marchó el hombre a buscar la bendita pintura para el pelo, de color azul.

Más allá de la parafernalia del cabello azul, y de que ensuciaron toda la casa en el proceso, la noche pasó sin mayores contratiempos. Pero los problemas llegarían al día siguiente, cuando la madre de la amiguita llamó indignada al hombre, diciendo que le había quemado el pelo a su hija. Afortunadamente la discusión terminó con risas, luego que ambos adultos llegaran a una conclusión: después de todo, el pelo crece.

Standard