Las botellas engañosas


Para los estudiantes del interior cada vez que llega la encomienda que trae alimentos es una felicidad tremenda. Al joven siempre le llegan botellas de guaraná que contienen whisky, debido a que en su ciudad cuesta menos que en la capital. El chico está acostumbrado a poner esas botellas en la heladera y cuando sale con sus amigos las lleva. Hace un par de días el joven periodista salió a correr y llegó a su casa con mucha sed. Abrió la heladera y vio que no tenía agua, fue así que tomó una de estas botellas y, sin recordar qué contenían, tomó un trago. Cuando la bebida pasó por su garganta, la sensación de quemazón lo estremeció. Fue así que recordó que no era guaraná.

Standard