El paquete de la comodidad


El joven vive hace cuatro años en Montevideo en una residencia estudiantil, lo que a sus padres les pareció mejor para que estuviera acompañado y no en la soledad de un apartamento. En estos años las experiencias y anécdotas han sido muchas. No obstante, este viernes le pasó algo fuera de lo común. Al llegar, en la noche, estaba uno de los chicos abriendo la encomienda que sus padres le mandaron desde Salto. En el paquete había frutas, verduras, en fin, comestibles. Pero en un rincón había una pequeña bolsa que al comunicador le llamó la atención. Cuando preguntó, la respuesta lo dejó anonadado: “Son huevos cocidos que me mandan desde casa”, dijo el estudiante. Y luego explicó que era para “no cocinar mucho”.

Standard