Sopresa de cinco cifras


El joven salió de un examen un poco frustrado porque sabía de antemano que lo perdería, debido a que no había podido estudiar antes. Al llegar a su casa, decidió pasar por el casino y hacer una apuesta de $ 100, sin esperanza de ganar algo. Cuando eligió el número al cual apostaría, se equivocó en una cifra. En ese momento la frustración ya estaba en niveles muy altos. Para su sorpresa, ganó $ 3.000 en la primera partida. Antes de ir a cobrar, decidió apostar la mitad de lo que había ganado, es decir $ 1.500. La suerte sí estuvo de su lado aquella tarde porque cuando salió del casino había ganado $43.000. Esa misma noche invitó a todos sus amigos a comer.

Standard