Una casualidad periodística


Este lunes dos periodistas fueron a cubrir el acto de fin de año de una escuela, porque una de las alumnas, de origen venezolano, se convertiría en escolta de la bandera de Artigas. Ya la habían entrevistado la semana anterior y ahora iban a cubrir el acto final. Pero al llegar a la escuela bajo una lluvia torrencial, les avisaron que el acto estaba suspendido por alerta naranja. Cabizbajos por el intento fallido, pidieron un Uber para regresar a la redacción del diario. Cuando ingresaron al auto y el chofer se dio cuenta de que el destino era el diario, con acento caribeño les preguntó: “¿Ustedes no serán los periodistas que entrevistaron a mi hija, no?”. Efectivamente. El chofer era el padre de la flamante escolta de Artigas. Viajaron rumbo al diario conversando sobre su hija, Venezuela y el cambio de vida. Al fin y al cabo, la alerta naranja y la suspensión del acto no fueron tan negativas.

Standard