Demolición en la madrugada


Hace un par de días el joven recordaba anécdotas de su ciudad natal en el interior, de esas que son un poco bochornosas. En este sentido, rememoró cuando un empresario famoso de la ciudad compró una casa que era patrimonio departamental. La reglamentación dice que no se puede modificar la fachada pero como esta, y según la persona, estaba muy vieja y arruinada, era necesario hacerlo. Luego de intentar convencer a las autoridades, optó por contratar a una persona que fue con una retroexcavadora en la madrugada de un domingo frío y, sin que nadie se percatara, la parte delantera del edifico amaneció destruida.

Standard