Un olvido con cara de lunes


El periodista todos los días a primera hora de la mañana va al gimnasio. La rutina consiste en levantarse, vestirse, desayunar y salir rumbo al local que queda a unas 7 cuadras de donde vive. Además, casi todos los sábados tiene clase en la facultad de Derecho porque está haciendo un plan semipresencial para reducir la carga horaria y no llegar a un pico de estrés entre el trabajo, la facultad de Comunicación y la de Derecho. De esta forma, muchas veces no tiene fin de semana o el día libre se reduce al domingo. Sin embargo, el pasado domingo se levantó convencido de que era lunes. De esta forma repitió la rutina y salió con la intensión de ir al gimnasio. Cuando llegó a la recepción del edificio en donde vive, se dio cuenta de que no había portero además de que el movimiento en la calle era muy poco. De esta manera tomó un almanaque que estaba sobre la mesa y se dio cuenta de que era domingo. Volvió y se acostó pero aún recuerda lo que pasó y se ríe.

Standard