La tragedia de las llaves


El joven periodista suele irse cada tanto a su ciudad natal a pasar unos días con sus padres. Cada vez que puede, encuentra una excusa para escapar de la rutina. El pasado viernes, al salir del trabajo decidió que se iría para el interior pero no le avisó a sus padres con motivo de darles una sorpresa. Si bien tenía planeado ir, cuando llegó a su casa se puso a armar el bolso, mientras la hora avanzaba. Llegó al ómnibus 10 minutos antes de que partiera. Después de cinco horas de viaje llegó a su hogar de la infancia a las seis de la mañana y se dio cuenta de que se había olvidado de las llaves. Tocó timbre, llamó por teléfono pero en la casa todos dormían y nadie atendió. Fue así que tuvo que esperar más de dos horas en la vereda hasta que alguien se levantó a abrir la puerta.

Standard

Las vueltas de la vida


La periodista fue invitada a cubrir un evento de interés en la sección en que trabaja. Como es de costumbre, cada vez que llega a la entrada dice su nombre para que sepan que viene de un medio de comunicación, pero esta vez cuando se identificó algo que nunca esperó pasó. El chico que estaba en la entrada dijo: “Yo a vos te conozco”. La joven comunicadora quedó perpleja ante esas palabras, entonces preguntó de dónde, porque ella no tenía idea de quién era. El hombre le dijo que él se había colado en su cumpleaños de 15, hace ya varios años. La periodista no pudo contener la risa y largó la carcajada. El “colado” le contó cuán complicada fue la maniobra que tuvo que hacer con sus amigos para ingresar a la fiesta.

Standard

Una alerta fallida


La señora llamó preocupada al portero del edificio para decirle que estaba escuchando ruidos extraños en el departamento lindero y que, por lo que sabía, la vecina no estaba en casa. El portero preocupado llamó inmediatamente a la policía pero cuando ya estaban por atenderlo, la señora volvió a comunicarse con él a traves del portero eléctrico. “Quédese tranquilo, nomás. Los ruidos los estaba haciendo el hijo de la vecina y yo no me había enterado de que hoy pasaba a buscar unas cosas”, le informó. El portero cortó la comunicación con la policía y se quedó pensando en que, al parecer, la vecina denunciante está muy enterada de todo lo que ocurre en el edificio pero, a veces, se le pasan algunos datos importantes.

Standard

El espejo de Benech


En varias instancias en las que expuso durante la actual Expo Prado, Enzo Benech aludió a la relevancia de evitar confrontaciones entre los uruguayos. Dijo que somos pocos y que no es bueno enfrentarse, pese a que sea comprensible que haya diferentes modos de ver las cosas e intereses contrapuestos. El ministro de Ganadería, al hablar en el acto de lanzamiento de la Expoactiva en la sala de conferencias, dijo que antes de cuestionar a otro y decirle lo que debe hacer, era un buen ejercicio mirarse uno mismo en el espejo. Es más, afirmó que él lo hacía cada mañana al levantarse. Y añadió, para distender: “Yo lo hago todas las mañanas… ¡y me pego cada susto!”, originando risas en un auditorio colmado de productores y autoridades.

Standard

Músico bajo sospecha


La joven estaba preparando un trabajo para facultad. La tarea consistía en captar a un artista callejero y hacerle una entrevista, además de que cantara frente a las cámaras. El único inconveniente era que la chica y el grupo de estudiantes no conocían a nadie que se desempeñara dentro del rubro. A pesar de que estuvieron unos días pensando y tratando de conseguir a alguien que accediera a colaborar con el trabajo, los esfuerzos fueron en vano. No obstante, la fecha de entrega se hacía cada vez más cercana y los nervios crecían proporcionalmente. Fue así que, un par de días atrás, mientras caminaban por 18 de Julio la joven vio a una persona que portaba una guitarra debajo del brazo. Se detuvo y todo el grupo de estudiantes rodeó al hombre. Finalmente, le realizaron la entrevista pero cuando llegó el momento en que debía demostrar sus dotes artísticas, el resultado fue decepcionante. El grupo de compañeras concluyó que la persona poco tenía que ver con la música y que, por lo tanto, habían sido engañadas por el falso artista.

Standard

El poder del micrófono


El hermano del periodista es profesor de facultad, por lo que siempre está en vuelta de parciales y exámenes. Además, se suman los imprevistos que tienen los alumnos y que repercuten en su asistencia a las instancias evaluatorias. Hace un par de días uno de sus alumnos le pidió hacer un parcial al que no había podido asistir por razones laborales. Cuando el profesor preguntó en qué trabajaba, el joven respondió que jugaba al fútbol en un importante equipo de segunda división. Ante la respuesta, el hermano del comunicador preguntó por qué no había arreglado para asistir al parcial, ya que en ese club siempre resaltan la importancia del estudio. “Eso dicen con un micrófono en frente, después, en los hechos, te la hacen muy difícil”, respondió el estudiante.

Standard

Justo a tiempo


El joven fue el fin de semana a su ciudad natal porque tenía el cumpleaños de 15 de su prima. Durante toda la semana la madre del periodista le recordó que no se olvidara de nada, es más, le envió una lista por WhatsApp de todo lo que tenía llevar en el bolso para la ocasión. Seguro de que tenía todo, el comunicador salió de su trabajo y fue directo rumbo a la terminal para tomar el ómnibus. Llegó a su casa seguro de que todo estaba listo para el cumpleaños, por lo que pasó el sábado visitando amigos y familiares. Alrededor de dos horas antes de ir para la fiesta, cuando sus padres ya se habían ido, se dio cuenta de que se había olvidado de la corbata que compró para esa noche. Ante la desesperación, golpeó en la casa de su vecino y le pidió una corbata. Si bien al hombre le costó entender el pedido, accedió y el joven llegó a tiempo al festejo.

Standard